La nueva Ley de copyright europea podría devolver Google News a España

La nueva Ley de copyright europea podría devolver Google News a España

Carlos González

La normativa europea en torno al «copyright» no se actualiza desde el año 2001, por lo que es evidente que ha quedado obsoleta. Aunque no se votará en el Parlamento hasta el próximo mes de mayo, el primer borrador ya se ha publicado y se debatirá por primera vez en el Comité de Asuntos Legales del Parlamento Europeo. En este primer borrador, Europa contradice la ley español en relación a los enlaces de contenidos.

La reciente reforma sobre la Ley de Propiedad Intelectual en España ha provocado el cierre de sitios web como Google News, que básicamente se dedicaban a agregar contenidos de otros portales informativos. Esta compartición de enlaces, que engloba el llamado «canon AEDE», implica el pago de una tasa por compartir contenido protegido por los derechos de autor. Sin embargo, el primer borrador de la nueva Ley de copyright europea, contradice en su punto 15 (de 25 en total) lo establecido por la legislación española vigente.

apertura-google-news-aede

Según el borrador de la normativa europea, el enlace no tiene que estar sometido a la protección del copyright, por lo que en ningún caso tendría sentido la aplicación de algo como la «tasa Google» o «canon AEDE». En este primer borrador, redactado por la eurodiputada Julia Reda, se trata de ofrecer una entera libertad para enlazar contenidos pago de tasas y, por otra parte, se establecen las bases de un «nuevo mercado digital». Considera Julia Reda que debería existir un mercado común para todos los estados europeos que impida la difusión de determinados contenidos en tan solo unos países. En cuanto a esto, encontramos el claro ejemplo en YouTube, una plataforma en la cual varía el contenido en función del país desde que visitamos la web.

El nuevo borrador, en definitiva, pretende acabar con monopolios lucrativos en torno a los derechos de autor, un proyecto legislativo en el cual la SGAE o AEDE parecen no encajar tan bien como lo hacen en España con la última reforma sobre la Ley de Propiedad Intelectual.