Carlos Slim está considerando hacerse con Yoigo

Carlos Slim está considerando hacerse con Yoigo

Carlos González

El reconocido empresario mexicano Carlos Slim está estudiando la posibilidad de entrar en el mercado de las telecomunicaciones en España través del operador Yoigo. Los recientes cambios en el Consejo de Administración de FCC, que aún no han concluido, sitúan al empresario de forma personal entre los miembros del Consejo.

Bajo la protección de la Administración mexicana, que en el país norteamericano ha favorecido a Carlos Slim ofreciendo dificultades a Telefónica para su desarrollo, el empresario mexicano ha mostrado en varias ocasiones su descontento por la protección que el Gobierno español garantiza a Telefónica en nuestro país. Según su opinión, España «siempre le ha cerrado las puertas». No obstante, todo parece dispuesto para hacer de FCC la vía de entrada del reconocido empresario en el sector de las telecomunicaciones en nuestro país. Y, precisamente, para situarse con Yoigo frente a Telefónica, compañía con la que no guarda ningún exceso de simpatía.

No es ninguna sorpresa que la escandinava TeliaSonera, que mantiene un 76,6% del accionariado del operador de telecomunicaciones Yoigo, está dispuesta a vender su participación en la compañía desde hace algunos meses. Por otra parte, Florentino Pérez mantiene la propiedad de un 17% de Yoigo a través de ACS y, al igual que TeliaSonera, también se ha mostrado anteriormente con intenciones de vender esta parte que le mantiene atado al operador de «verdad verdadera». En cualquier caso, la compra de la propiedad que mantiene TeliaSonera daría poder al empresario mexicano para llevar a cabo sus planes con Yoigo.

De esta compra del 76,6% correspondiente a TeliaSonera, el empresario Carlos Slim alcanzaría el 79,6% de las acciones de forma indirecta, puesto que actualmente FCC posee el 3% de Yoigo. El poder actual de FCC, con dos de los hombres más ricos del mundo entre sus filas, es más que suficiente para asumir la compra de Yoigo y, sin duda, potenciar la actividad del operador y su presencia entre las compañías de referencia, de donde por el momento parece condenada a desprenderse dado el poder de Telefónica y las uniones Vodafone-ONO y Orange-Jazztel.