Espiar el WhatsApp de otro está penado con cárcel

Espiar el WhatsApp de otro está penado con cárcel

Carlos González

Millones de usuarios en todo el mundo utilizan a diario el servicio de mensajería instantánea WhatsApp, y concretamente en España, en su categoría, es el más utilizado con amplia diferencia. Si eres de los que desconfían, mejor que no se te pase por la cabeza espiar el WhatsApp de tu pareja o el de un amigo, porque podrías incurrir en un delito penado con cárcel.

¿Eres celoso o desconfiado? Pues, con WhatsApp, mucho cuidado, porque te puede llevar a la cárcel. Aunque cada vez son más los usuarios que bloquean su teléfono inteligente con un código PIN, contraseña, patrón o la propia huella dactilar, acceder al WhatsApp de otra persona nos sigue siendo posible en muchas ocasiones. Si accedes a las conversaciones de WhatsApp de otra persona sin su permiso, ya sea tomando la copia de seguridad de sus conversaciones a través de la tarjeta de memoria, o bien directamente echando un vistazo a su móvil en un despiste, deberías saber que acceder a las conversaciones privadas de otra persona constituye un delito de descubrimiento y revelación de secretos que puede ser penado con prisión.

Si no vas a la cárcel, igual te llevas un virus

Es sorprendente, según las estadísticas del motor de búsqueda de Google, la cantidad de personas que se sientan delante del ordenador para encontrar, a través de Google, «cómo espiar el WhatsApp«. Ahora bien, los resultados de búsqueda no llevan, en ningún caso, a un método efectivo para llevar a cabo esta práctica, sino simplemente a enlaces de sitios web de estafas y virus.

Para poder «espiar el WhatsApp» de otra persona, si es lo que estamos tratando de encontrar en Internet, diferentes páginas web nos ofrecerán que, en primer lugar, introduzcamos nuestro número de teléfono. ¡Voilà! Acabamos de abrir la puerta a los mensajes de suscripción premium que, seguramente, no nos serán demasiado divertidos cuando echemos un vistazo a la factura de nuestro móvil. Y, por otra parte, si intentamos espiar la última conexión de un contacto de WhatsApp, no te creas todo lo que dicen, porque ellos también pueden descubrir que les estamos espiando.