Cambiar el disco duro puede darle una segunda vida a tu ordenador

Cambiar el disco duro puede darle una segunda vida a tu ordenador

Carlos González

Si mantienes el mismo ordenador desde hace varios años, o bien compraste uno de gama baja o gama media, lo más probable es que incorpore un disco duro -HDD-. Con el paso del tiempo y la evolución del software -programas y sistemas operativos-, así com o la carga a la que tenemos sometido el equipo por procesos en segundo plano y demás, pierde rendimiento de forma notable.

Como adelantábamos, muchos serán los usuarios que mantengan su ordenador de sobremesa con un disco duro y, con el tiempo, habrán notado una importante pérdida de rendimiento, como es lógico. Si acudimos a una tienda, cómo no, probablemente nos aconsejarán comprar un ordenador nuevo con procesador más potente, o nos ofrecerán una memoria RAM más amplia/rápida. Pero no todo es el procesador o la memoria RAM, que también, sino que el disco duro juega un papel fundamental en el rendimiento de nuestro ordenador.

InsideanSSD.jpg

La solución que te ofrecemos es montar, en lugar de un disco duro, un dispositivo de estado sólido, un SSD. Este tipo de soportes de almacenamiento son bastante más rápidos que los discos duros. Concretamente, los discos duros modernos son capaces de funcionar a 5400 RPM o 7200 RPM alcanzando velocidades de escritura y lectura de datos cercanas a los 100 MB por segundo.

Un dispositivo de estado sólido o SSD, sin embargo, alcanza fácilmente los 500 MB por segundo en escritura y lectura. Además, necesitan tan solo de 0,08 ms para ofrecer una respuesta, mientras que los discos duros demoran 12 ms para exactamente lo mismo. Así, aunque los SSD alcanzan precios bastante mayores, podemos incluso encontrar modelos que ofrecen velocidades de entre 1000 MB por segundo y 2000 MB por segundo, por lo que el cambio es realmente interesante. Ahora bien, también hay que tener presente la escasez de modelos con elevada capacidad. Por ello, si no encontramos un modelo que se ajuste en precio/capacidad, otra solución ideal es utilizar un SSD para la instalación del sistema operativo y los programas, mientras que el disco duro puede mantenerse para el almacenamiento de archivos, documentos y demás.