La Fiesta del Cine no es completa, hay salas que advierten del peligro de esta promoción

Aunque la Fiesta del Cine ha vuelto a demostrar que la gente tiene ganas de asistir a las salas a disfrutar de las películas en sus pantallas, algunos cines son reacios a formar parte de esta promoción al considerarla perjudicial para la industria. Entre sus argumentos, destaca la opinión sobre la poca sostenibilidad de un cine tan barato.

Hoy es el último día para disfrutar de la presente edición de la Fiesta del Cine, una oferta que comienza a postularse como una tradición que muchas personas esperan como agua de mayo. La posibilidad de disfrutar de cualquier película por un precio de tan solo 2,90 euros por persona es un reclamo muy llamativo y ha propiciado que el pasado lunes se batiera el récord de asistencia marcado en la última edición, con más de 5 millones de espectadores. Un total de 361 cines se han unido a la iniciativa, permitiendo que en 3.104 salas de toda España se pueda disfrutar de la misma.

Pero para algunos profesionales del sector, esta clase de promociones supone una amenaza más que se une a la lista de problemas que afronta el cine junto con la piratería, o las plataformas de vídeo bajo demanda. Un 5% de las salas españolas no han querido sumarse a la iniciativa de la Fiesta del Cine porque opinan que es “demasiado agresiva” y que puede mandar un mensaje erróneo al gran público, ya que el cine tan barato no sería sostenible. Lo cierto es que las cifras de asistencia siguen siendo espectaculares ya que en la jornada de ayer se registraron 709.104 espectadores según ha indicado Rentrak en Twitter, unos números que son un 36% mejores a los del mismo periodo del año anterior y casi un 30% mejores que el mismo día en la primera edición celebrada en 2014.

cine

“Un cine tan barato no es posible”

Los exhibidores de las salas que no han participado en la promoción, advierten que el cine no podrá tener un coste tan bajo de forma normalizada ya que los costes del sector han aumentado en los últimos años, desde el porcentaje a pagar a la gran industria de Hollywood, al coste de la electricidad que en estos momentos está presente en España. Según ha recogido El País de boca de algunos propietarios de salas de cine, la oposición a la Fiesta del Cine es clara porque opinan que “estamos matando el mercado”, y se denuncia que no se lleguen a grandes pactos entre el Gobierno y los agentes del sector para tratar de buscar soluciones a medio y largo plazo.