Windows XP se convierte en el objetivo de hackers para la propagación de malware

Windows XP se convierte en el objetivo de hackers para la propagación de malware

Carlos González

Según informa TrapX Security, una serie de equipos con sistema operativo Windows XP han sido infectados para la distribución de malware como soporte para cibercriminales en su intención de robar documentos y otro tipo de datos sensibles. Como hemos comentado anteriormente, esta versión ya no cuenta con soporte oficial de Microsoft.

«Zombie Zero» es el nombre que se ha establecido para la identificación de esta singular pieza de malware que está afectando a equipos con Windows XP que, volvemos a recordar, dejó de formar parte del software que recibe soporte oficial de su desarrollador, Microsoft. Tal y como describe la empresa de seguridad TrapX Security, esta pieza de malware afecta directamente a los escáneres de equipos que funcionan con Windows XP. Una vez infectado el equipo, el malware comienza su funcionamiento cuando el escáner es conectado a una red inalámbrica.

apertura-windows-xp

Los escáneres en Windows XP, susceptibles de robo de información

El director de investigación de Enterprise Management Associates ha aclarado que el principal problema de la falta de soporte oficial de Windows XP está en que los equipos con esta versión del sistema operativo no gozan ya de la capacidad para protegerse de amenazas «en tiempo real». Es decir, cuentan con lo suficiente como para protegerse de «antiguas amenazas», pero las nuevas piezas de malware que vayan siendo creadas, como «Zombie Zero», pueden infectar a estos equipos con una facilidad excesiva.

Con respecto a este malware concreto, una vez comienza la actividad de «Zombie Zero» con el escáner afectado y el equipo Windows XP infectado funcionando en una red inalámbrica, el propio escáner será el soporte del que estos «cibercriminales» se valdrán para enviar datos escaneados como el origen, destino, contenido y otro tipo de detalles que de esta información se pueden extraer.

«Si bien es cierto que se pueden seguir utilizando equipos con Windows XP una vez terminado su ciclo de soporte oficial, no es recomendable. En primer lugar, Windows XP es cinco veces más vulnerables a los riesgos de seguridad y virus, lo que significa que hay una mayor posibilidad de que los equipos sean hackeados y nuestra información sea robada», advertían desde Microsoft. Y es que, a pesar de haberse perdido el soporte de forma definitiva, aún el 25% de los ordenadores de escritorio en todo el mundo mantienen Windows XP, por lo que una cuarta parte de los usuarios están expuestos a este tipo de infecciones de malware.