La tecnología LED es clave para cultivar alimentos en un hipotético viaje a Marte

No es el único desafío al que nos enfrentamos en un hipotético viaje tripulado a Marte pero sí es uno que preocupa bastante. Asegurarse de que los astronautas tienen alimentos suficientes para comer durante todo el viaje es un reto muy importante y un equipo de investigadores de la Universidad de Guelph en Ontario trabajan en una tecnología LED para conseguirlo.

El equipo dirigido por el profesor Mike Dixon de la Universidad de Guelph en Ontario trabaja en una tecnología que resuelva uno de los cientos (o miles) de problemas que entraña un viaje al Planeta Rojo. A la dificultad de construir una nave capaz de transportar a los astronautas, se añade la dificultad de asegurarles comida y agua durante todo el viaje.

LEDs

Eso es precisamente lo que quieren solucionar este grupo de investigadores con su tecnología LED que les permitiría a los astronautas cultivar alimentos en el espacio con la máxima eficiencia. El proyecto está probando con varias longitudes de onda de la luz en diversas plantas para comprobar cuál es la que funciona mejor. La eficiencia es la clave, ya que los recursos en un viaje de este calibre serían limitados.

El equipo trabaja con tecnología LED para optimizar el crecimiento de las plantas, principalmente por la eficiencia de estos y su consumo. Explican que la gran cantidad de luz que pueden generar con muy poca energía es perfecta para lugares con recursos escasos. Ahora la clave es encontrar esa longitud de onda que permita que las plantas reciban la cantidad de rayos visibles y ultravioletas que necesita para crecer.

lettuce

Actualmente, trabajan como lechuga como alimento para experimentar con las diferentes lámparas LED, por su facilidad de cultivo y su rápido crecimiento. Una vez perfeccionen el cultivo de este vegetal, el siguiente pasos serán otros alimentos con más nutrientes, como las tomates o las fresas. El profesor Dixon cree que la tecnología LED permitirá cultivar en el espacio en unos 15 o 20 años, coincidiendo, quien sabe, con el primer viaje a Marte de la Humanidad.