«Distribución sencilla de contenido a bajo coste, lo mejor para combatir la piratería»

Diego Piacentini, vicepresidente de Amazon, ha hablado alto y claro en relación con la piratería, un tema que incumbe directamente a la compañía para la que trabaja, la cual está especialmente centrada en contenidos de software.

La piratería, o las descargas ilegales de contenidos -como queramos llamarla- es un tema que preocupa no sólo a la industria musical, sino también a los editores, e incluso a los desarrolladores. De hecho, hay muchos más campos «involucrados» en esta persecución en contra de las descargas ilegales. No obstante, hay quien se posiciona en perspectivas según las cuales hay que «batallar» contra estas acciones ilegales a través de los organismos legales correspondientes, porque consideran que el problema es externo a ellos y hay quien, como Diego Piacentini, vicepresidente de Amazon, considera que el problema suele venir de dentro, por lo que la solución es «ofrecer contenido barato y de manera sencilla para luchar contra esas descargas, no la vía policial ni tampoco los abogados».

cuerpo-piratería

Música, un campo correctamente cubierto por Google y Spotify

La industria discográfica pelea con constancia y dureza por evitar las descargas que, si bien no eliminan los beneficios por giras, publicidad y otras acciones, sí reducen los beneficios por venta de música. Ahora bien, los «años de eMule» terminaron hace tiempo y, aunque las descargas P2P continúan «dando guerra» para ellos, han surgido interesantes alternativas como Spotify o Play Music -de Google- que nos permiten pagar una cuota mensual por mantener una discografía ilimitada en nuestros dispositivos.

Cine, ¿realmente tratan de evitar la piratería?

El cine, sin embargo, es la cara opuesta de la moneda. En este sentido, en España, las cosas están «muy verdes» y sólo encontramos servicios como Wuaki, que difícilmente puede convencer a un usuario, a no ser que se suscriba sin saber lo que está haciendo. Y es que este tipo de servicios, que además de incompleto es poco estable, no son capaces de cumplir con la demanda de los usuarios en cuanto a películas, series y documentales. Wuaki es un ejemplo de lo que no interesa a los usuarios, a pesar de que cubra un «agujero» en el que los españoles echamos de menos la plataforma Netflix. Por ello, iniciativas como las de Paco León con sus últimos lanzamientos son de los escasos movimientos «antipiratería» que se han visto en los últimos años, fuera de lo meramente recaudatorio que se ha llevado a los juzgados, lo cual no ayuda a la industria, su imagen y su futuro.