Jazztel se desploma en bolsa y Orange podría desechar su compra

Todas las quinielas apostaban porque la operadora francesa acabaría por comprar la compañía española que preside Leopoldo Fernández Pujals hasta que Les Echos publicó las conversaciones existentes con Bouygues Telecom, lo que ha desencadenado una caída en bolsa de Jazztel.

Aunque se lo están tomando con calma y por lo que parece están analizando detenidamente todas las opciones que tienen Orange tiene que hacer algo para responder a la compra de ONO por parte de Vodafone que se hizo oficial el pasado marzo si quiere competir contra ellos y Movistar, y así lo corroboran los analistas. A primeros de mes, la compra de Jazztel por parte de la filial española de la operadora con sede en el país vecino parecía acercarse. Según el banco BBVA la fusión era “obligatoria e inminente”, sin embargo pasan los días y seguimos sin noticias de nuevos avances en la negociación.

orange-bouyguesLos registros de los últimos meses han confirmado que Jazztel atraviesa ahora mismo un buen momento, lo que había elevado el valor de las acciones y el precio en torno al cual podría cerrarse la operación, cercano a los 3.000 millones de euros. Cifra que Orange no termina de ver con buenos ojos. Han tratado de rebajar las pretensiones de la compañía española enfriando el tema y podría haber surtido efecto. El diario francés Les Echos ha publicado conversaciones que han mantenido entre los presidentes del operador naranja, Stéphane Richard, y el de Bouygues Telecom, Martin Bouygues.

Estarían tanteando la posibilidad de un movimiento que podría pagarse incluso en acciones, lo que convertiría a Bouygues Telecom en el segundo accionista de Orange solo superado por el propio Gobierno francés. La transcendencia de estas reuniones no ha tardado en tener repercusiones negativas para Jazztel que ha visto cómo sus acciones se desplomaban con caídas de más de un 4% tras la revalorización del 40% que había sufrido desde primeros de año y que se aceleró tras el movimiento de Vodafone.

La situación ha cambiado radicalmente para los implicados. Orange se ha visto relegado al tercer puesto de la banda ancha en nuestro país, y la que era su primera opción para responder, se está difuminando. A pesar de ello, Julio Gómez, director de regulación de Orange en España, afirmó durante un encuentro reciente con periodistas que tienen “muchas opciones”, a pesar de la desventaja que tienen actualmente con Vodafone y Movistar.