Advierten del daño para la salud que puede provocar abusar en el uso de WhatsApp

WhatsAppitis. Con este llamativo nombre se ha dado a conocer la lesión de muñeca y dedos que se ha asociado al uso abusivo de aplicaciones de mensajería en el teléfono móvil como WhatsApp u otras cuyo uso continuado podría repercutir en nuestra salud.

La revista médica The Lancet ha sido la encargada de publicar un artículo que no ha tardado en llamar la atención en la Red. En él se advierte sobre lo que se considera un problema emergente por culpa del uso continuado de smartphones y concretamente de las aplicaciones que sirven para enviar mensajes entre los usuarios.

El caso específico que cita el medio es el de una médica de Urgencias que sintió un fuerte dolor en las muñecas después de un día intenso en el envío de mensajes mediante WhatsApp como fue el 24 de diciembre pasado. En el examen médico al que fue sometida se corroboró el fuerte dolor al mover los dedos pulgares pese a no tener antecedentes de golpes en dicha parte del cuerpo ni haber realizado otra actividad física en días anteriores.

La afectada utilizó el móvil para escribir mensajes de WhatsApp durante 6 horas seguidas

Puesto que la paciente se encontraba embarazada, no se pudo realizar radiografía ni se le pudieron administrar algunos medicamentos. No obstante, pronto se supo cuál podría haber sido la causa de este malestar. Horas antes de acudir a Urgencias había estado respondiendo «por lo menos durante 6 horas» mensajes de felicitación navideña a través de WhatsApp.

«Enfermedades emergentes»

«Sujetó el teléfono móvil, de 130 gramos, y realizó movimientos con ambos pulgares para enviar mensajes», sostiene el diagnóstico realizado en la consulta. En él se confirmó la tendinitis en dichos dedos, relacionándose directamente con el abuso a la hora de utilizar la famosa app recién adquirida por Facebook.

Como tratamiento se optó por medicamentos antiinflamatorios así como «la completa abstinencia de utilizar el teléfono para enviar mensajes». La mejoría fue «parcial» puesto que a los pocos días, volvió a utilizar el móvil con el mismo fin.

Por último, el texto recuerda que este tipo de lesiones relacionadas con el uso de nuevas tecnologías «pueden ser una enfermedad emergente» que ya se ha detectado anteriormente con el uso por ejemplo de consolas de Nintendo como sus portátiles o Wii tras pasar muchas horas seguidas utilizándolas.