Advierten de la existencia de una puerta trasera en móviles y tabletas Samsung Galaxy

Los Samsung Galaxy S, Galaxy S2, Galaxy S3, Galaxy Note, Galaxy Note 2, Galaxy Tab 2 y Nexus S estarían comprometiendo la seguridad de sus usuarios según han dado a conocer los desarrolladores de Replicant. Éstos han advertido la existencia de una puerta trasera que da acceso a sus sistemas de archivos.

Los desarrolladores de Replicant OS, sistema operativo 100% libre y basado en Android, han sido los encargados de detectar y publicar este fallo de seguridad. Según sus datos, la citada puerta trasera estaría presente en gran parte de la familia de smartphones y tabletas Galaxy de Samsung, lo que significa dado su elevado volumen de ventas que millones de dispositivos estarían afectados.

Según estos desarrolladores, la puerta trasera afecta al software propietario que se encarga de controlar las comunicaciones con el módem usando el protocolo IPC de Samsung. Éste permite realizar solicitudes de comandos RFS, por lo que puede ser utilizado para acceder al sistema de archivos almacenados en el dispositivo de forma remota.

replicantSegún los desarrolladores, dicha puerta se creó para fines legítimos y no con el fin de permitir la intercepción de datos privados de los usuarios. No obstante, en pleno debate sobre la seguridad y privacidad tecnológica después del escándalo del espionaje masivo de la NSA, la noticia es cuando menos llamativa.

A su vez, llama la atención que la detección de este fallo se produjese hace semanas pero hasta ahora no haya circulado entre los medios. La wiki de Replicant ya publicó la información con todo detalle semanas atrás pero no ha sido hasta las últimas horas cuando se ha informado del asunto.

A partir de ahora solo podemos esperar que Samsung tome cartas en el asunto y cierre una puerta trasera que puede afectar de lleno a la privacidad de los millones de usuarios que disponen de sus terminales Galaxy S, Tab y Note al margen del Nexus S, fabricado por la firma surcoreana para Google y lanzado a finales de 2010.