La mujer que desafió a la SGAE

Escrito por Javier Sanz
Actualidad
6

Mercè Molist ha realizado una entrevista muy interesante a Ana María Méndez, dueña de TRAXTORE y fundadora de APEMIT, quien ha dedicado los últimos años a luchar contra las entidades de gestión, entre las cuales figura la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores).

En ella podemos leer como han caído en picado las demandas por impago de canon contra las tiendas desde que estas están plantando batalla (aunque aun hay 65 pendientes), como la SGAE intentó negociar para que se retirara la querella contra su perito (que está admitida a trámite), que existe una especie de tarifa plana de canon digital que pagan grandes distribuidores (contrato CDR) y como marcas reconocidas, posiblemente con el permiso de las entidades de gestión, venden 1 palet con canon y 2 sin él.

Para leer la entrevista completa podéis entrar en Elotrolado.net.

Fuente > ADSLZone

Continúa leyendo
Comentarios
6 comentarios
  1. Anónimo
    Usuario no registrado
    08 Dic, 07 12:03 pm

    A eso se le llaman bemoles y lo demás es tontería. Enhorabuena Ana María

  2. ethiel 08 Dic, 07 12:06 pm

    Viva la madre que te parió.

  3. Anónimo
    Usuario no registrado
    08 Dic, 07 12:09 pm

    Gente así es lo que hace falta 🙂

  4. ethiel 08 Dic, 07 12:19 pm

    Añado: los chorizos (léase embutido ibérico, no LADRONES) de la SGAE han intentado sobornarla… Lo dice en su entrevista, en una comida.

    Lo mas gracioso del caso, es que cuando todos dejemos de comprar a las tiendas, y lo hagamos por internet, sin cánon (léase dinero que gana la SGAE por NO trabajar) las pobres empresas se irán a la ruina, y la SGAE con ellas, porque no podrán recaudar (léase rob…. digo…).

    Sois repugnantes.

  5. Flamingos 08 Dic, 07 12:46 pm

    La verdad es que si la gente de la industria se descuida les sacan hasta los ojos

  6. Anónimo
    Usuario no registrado
    10 Dic, 07 3:36 pm

    Cuando se lucha contra los liberticidas siempre abandonan.Es lo que tiene ser cobarde y vivir amparado por una clase politica que no merece tal nombre.