Utilizan el WiFi para monitorizar la salud a través de las paredes

Escrito por Carlos González
Actualidad
0

A diario utilizamos la tecnología WiFi para la transferencia de paquetes de datos de forma inalámbrica. Esta tecnología permite el acceso a Internet con pérdidas mínimas en la tasa de trasnferencia. Pero, ¿sabías que también puede medir las constantes vitales, incluso, a través de las paredes?

La actual WiFi Alliance, WECA, da nombre a su marca WiFi, correspondiente a la tecnología que permite la conexión de dispositivos sin cable alguno cumpliendo los estándarse 802.11 de redes locales. Este mecanismo es utilizado, principalmente, para la conexión de dispositivos móviles y fijos con un punto de acceso a Internet, pero este extendido uso no es el único que puede ofrecer, tal y como demuestran científicos del laboratorio CSAIL del Instituto Tecnológico de Massachusetts. Sus posibilidades son mucho más avanzadas, tanto que permite incluso el registro de la posición de individuos a través de obstáculos como paredes, según demostraban recientemente haciendo uso de señales WiFi de baja potencia, concretamente 100 veces menor a la de un router doméstico.

El WiFi como monitor de ritmo cardíaco y frecuencia respiratoria

El hecho de poder registrar la posición, casi exacta, de un individuo a través de una pared, ya significa un avance para la tecnología WiFi y, sobre todo, la medición de los datos que aportan sus ondas. No sólo demuestra que está siendo mínimamente aprovechada, sino que además de los resultados que estamos comenzando a conocer a partir de su estudio,la tecnología WiFi podría avanzar hasta el punto de sustituir sistemas de salud domésticos, e incluso a nivel profesional, en los hospitales.

Anteriormente, se había logrado registrar con una desviación de 10 centímetros como máximo la posición de un individuo a través de una pared. Pero, como adelantábamos, el sistema de medición de los datos obtenidos ha sido optimizado y ahora puede obtenerse exactamente esta misma información, con la salvedad de reducir la desviación, o el error, a unos escasos milímetros, lo que significa un aumento más que destacable en la precisión del mismo gracias a la utilización de nuevos algoritmos.

Por otra parte, gracias a este avance en materia de precisión, se ha logrado utilizar la tecnología WiFi para llevar a cabo la monitorización, incluso, de la frecuencia respiratoria y el ritmo cardíaco de un sujeto a través de una pared. De esta forma, llevado a un campo de uso doméstico, e incluso profesional, se lograría obtener de un sujeto datos a través de una tecnología más barata y menos invasiva. En cuanto a la monitorización de la frecuencia cardíaca, la precisión que se alcanza es de un 99%, lo que significa que el error es despreciable.

Fuente > ADSLZone